lunes, 24 de abril de 2017

Menos 2...

Hola gordita, hoy me toca hablar de nuestro momento importante número 7. Te recuerdo que el quinto sigue pendiente y lo he dejado para el ultimó por ser el más importante.

Aunque admito que este momento es de mis favoritos totalmente a pesar de ser muy reciente. Hablo de un lugar al que fuimos hace no muchos días, uno que me permitió conocer una parte de ti que hasta aquel día para mí era desconocida, que me permitió entenderte y descubrirte de una manera distinta, recordándome de cierta manera porque estoy tan enamorado de ti.
Si aún no lo has adivinado hablo de nuestra visita a Pucusana. Sí, me habías comentado tu deseo de ir hace bastante tiempo. Lamentablemente, diferentes razones nos hicieron ir postergándolo hasta llegar a esta última semana santa, para ser más exacto al Viernes 14/04/2017.

Salimos un poco tarde hacia allá porque la noche pasada nos habíamos quedado en la casa del gordo hasta muy tarde. El camino fue bastante callado, la verdad no sabía que esperar y creo que por eso el camino se me hizo especialmente difícil.
Cuando llegamos me sorprendió mucho verte tan familiarizada con la zona, con las calles, con las formas. Te empecé a oír hablar sobre cada detalle, sobre cada cosa y entendí algo que no había entendido realmente. Que ese lugar fue tuyo enteramente cuando en tu niñez soñabas quien sabe qué cosa en esa cabecita pequeña, de niña, que ciertamente hoy no es muy distinta. Pero que hoy piensa como mujer.

Y llegue a una conclusión, a una bella y hermosa conclusión. Que a pesar de lo común que yo estaba considerando ese pequeño “viaje” o “excursión” en realidad estaba muy equivocado. Era el más bello de todos los viajes. No estabas conociendo conmigo algo nuevo, me estabas presentando una parte de ti tan tuya y tan íntima que era casi como un voto de confianza. Era como una declaración real de que sabías y entendías que jamás te dañaría. Que creías y confiabas en que podía conocer todo de ti incluso a ese punto. Me emocione mucho y decidí vivirlo como merecía vivirse un momento así, con el corazón.

Abrí y puse a disposición cada sentido, grabe las formas, los olores, los sonidos, el sol, el mar, la gente, el puerto, la marea. Grabé todo en mi mente. Cuando hablabas, me quedaba en silencio y te imaginaba ahí corriendo a mi lado, midiendo 1.20 y sonriendo cuando no habían trabas para ti y todos los sueños eran realidades.

Veía una película en mi mente con cada trazo de tu voz y la colocaba en cada escenario, en cada lugar que recorríamos juntos.

Recuerdo como me sentí cuando llegamos a las ninfas y me hablabas de tu niñez, de tus primos bañándose en la playa y de ti misma pasando incontables horas sumergida en la marea de esa playa que asemejaba con su tranquilidad a un lago. Te amé muchísimo y a la vez me invadió una nostalgia enorme porque realice que tenías un tesoro que yo no. Me di cuenta que eras muy afortunada al poder visitar un lugar y vivir tantos recuerdos juntos con tantas personas en tu vida importantes. Me di cuenta que yo no tuve eso probablemente porque mi familia se fracturo muy rápido y confieso que sin ninguna maldad de por medio, en ese momento te envidie y a la vez deseé que si alguna vez tuviera hijos la vida me permitiera regalarles momentos como los que tu atesorabas puesto que al final cuando el día acaba todo lo que somos es lo que recordamos.

Hicimos el recorrido en bote, almorzamos, caminamos por naplo y al caminar por ahí me contaste de aquella casa que alquilo linda un par de veranos. Me comentaste con un brillo en los ojos particular lo muy hermosa que te pareció esa casa, sonreíste con un placer que pocas veces veo en tu cara. Envidie a esa casa por hacerte tan feliz.

Y me prometí algo a mí mismo, que si alguna vez podía darme el lujo de comprarme una casa de playa, sería en Naplo. Solo para verte volver cada fin de semana y verte feliz.

El final del día llegó y nos tocó retornar, juro que me quede con ganas de regresar. Me enamoré completamente de Pucusana, no solamente porque en esencia y en verdad es un lugar hermoso, mas me enamore mucho más porque entendí que era una parte más de ti y que amabas en cierta forma ese lugar.

Espero que algún día no muy lejano regresemos, estaré feliz de escuchar nuevamente tus historias y de ver tu sonrisa de lado a lado. Gracias por ese día, fue una manera de redescubrirte y de re enamorarme de ti. Gracias miles.

Te amo gordita, faltan 2…

Siempre tuyo,

Edu
 
PD: creo que esta canción define perfectamente lo que fue aquel día para mi ...¿que puede haber mejor...Que estar aquí junto a ti?...



domingo, 23 de abril de 2017

Menos 3...

Hola, hoy me toca decirte nuestro quinto momento importante aunque para serte sincero cronológicamente es nuestro sexto momento importante, el quinto lo dejaré para el último porque quiero tener tiempo para escribirlo.

Nuestro sexto momento importante es nuestro viaje a vichayito. Es un viaje que planeamos con mucho amor. Recuerdo la noche en tu casa comprando los pasajes y eligiendo el hotel. Para variar nosotros comodones elegimos uno de los mejores hoteles de vichayito, el aranwa.

Recuerdo la partida juntos desde tu casa, el subir al taxi, el abrazarte fuerte y saber que nos esperaban 5 días juntos era algo muy reconfortante y emocionante a la vez.

Cuando llegamos debíamos ir a una empresa llamada “Tippo” para tomar los buses hacia vichayito. Tú, muy sabiamente aún sin saber que esa empresa no llegaba a donde nosotros íbamos le preguntaste a un taxista. Él nos dio una tarifa aceptable y entonces enrumbamos hacia allá.

Fue un gran viaje por tierra para mí (a comparación de lo que hubiera sido con la empresa de transportes). Un carro solo espacioso, Aire acondicionado, Grandes paisajes, Soda Estéreo a full volumen y lo mejor de todo para mí, tu compañía.
Al igual que con Arequipa si enumerará todos los momentos creo que no acabaría pero enumeraré algunos.

Momento 1: Nuestra primer almuerzo (en realidad era cena por la hora) Lo hicimos en el restaurante del hotel y le pusimos ambos un pollo a la plancha en nuestros platos.

Momento 2: La primera noche en el hotel, recuerdo que la tormenta nos asustó un poco. No sabíamos muy bien si la carpa soportaría pero nos  mantuvimos tranquilos. Sabíamos que pasará lo que pasará estábamos juntos.

Momento 3: Nuestro momento con las tortugas, fue genial. Difícilmente puedo recordar un momento tan genial, solo comparable a nuestro paseo en zipline. Amé compartir contigo esa aventura. Amé descubrir algo más en el mundo contigo.

Momento 4: Nuestra cena en El Mirador. Basicamente fue una cena muy romántica por el ambiente, el lugar, etc. Pero la rescato porque fue la primera vez en toda la relación que hablando de un tema importante no te quedabas dormida y que por primera vez también veía en ti ganas de hablar (cosa que no ha vuelto a suceder dicho sea de paso…)

Momento 5: El regreso de nuestra cena en el mirador. Fue otra de nuestras aventuras por alla. Nosotros salimos a sabiendas de que el camino no estaba muy bien. Fue un riesgo definitivamente y al volver nos dimos cuenta que realmente fue un riesgo. El mototaxi quedo atrapado en un hueco de barro (como toda la trocha) y se nos imposibilitaba avanzar. Eran las 10:30 de la noche, sin una sola luz en la trocha más que de las otras mototaxi que pasaban. Me asusté mucho porque cuando te vi y te agarre la mano realmente note tu miedo. Dude sobre si bajar o no bajar porque en principio pensé que él podría ser el que había orquestado todo y que yo bajara le daba ventaja. Sin embargo cuando vi sombras aproximándose a lo lejos no me lo pensé, quería sacarte de ahí como sea. Baje, me embarre todo pero ayude a que el mototaxi pudiera salir y nos fuimos. Todo quedó en una anécdota de la cual hoy reímos, pero rescato el momento porque tan igual como pasó cuando te pusiste mal en Arequipa lo que primo en mi fue el sentimiento de mantenerte bien y a salvo.

Momento 6: Nuestro paseo a Tumbes y las Motos acuáticas. Fue increíble también! Otro check para nuestro libro de aventuras!

En resumen este viaje fue de mucho descubrimiento y muchas aventuras juntos. Creo que siempre lo recordaré por eso. Nos juntó más y nos hizo más conscientes, o al menos a mí de que todo puede estar bien si es que estamos juntos para ayudarnos.

Faltan 3…
Te amo gordita!
Siempre tuyo,

Edu

PD: admito que esta canción no me gusta pero es la que más me recuerda a ti en este viaje. Recuerdo que la cantabas mucho...


 

sábado, 22 de abril de 2017

Menos 4...

Hola! Hoy me toca recordar nuestro 4to momento importante.

Habló de nuestro primer viaje en toda regla oficial.  Ese que publicamos en Facebook, ese que todo el mundo se enteró

Si, asi es. Habló de nuestro viaje a Arequipa. Nuestro primer viaje “internacional” jeje.

Planeamos con mucho cuidado ese viaje, aunque a decir verdad no compramos ningún paquete solo compramos los pasajes, reserve la primera noche en el hotel en el mismo Arequipa y tú también para la última noche. Y compramos el groupon de las casitas del colca para los 3 días del medio.
Recuerdo que yo pedí vacaciones desde el miércoles y tú no pudiste así que tuviste que ir a trabajar hasta las 12. Me estresé mucho porque la verdad tuve mucho miedo que no llegaras y perdieras el vuelo. Afortunadamente llegaste y partimos hacia el viaje

Si pusiera todo lo que vivimos ahí pues ciertamente este post sería muy largo. Hablaré de 3 momentos en particular.

El primero fue cuando llego nuestro 26 y estábamos en el colca, esa noche me abrí contigo de nuevo y llore como un niño, no como aquella vez en Lunahuaná’ que fue más por el recuerdo de algo doloroso para mí, esta vez fue por el miedo a perderte, deje que me dominaran todos mis miedos y llore como un niño de 5 años cuando está perdido. En aquel momento me abrazaste muy fuerte, me hiciste sentir especial, me hiciste sentir amado, fue muy reconfortante.

El segundo momento fue cuando estábamos hablando de música y te enseñe la canción de pink Floyd “Green is the color”. Recuerdo mucho ese momento porque esa canción es una de mis canciones favoritas y porque al escucharla tú te relajaste tanto que te dormiste. Recuerdo que mientras te observaba dormida pensaba en lo afortunado que era  teniéndote allí en el paraíso conmigo, en lo bella que eras y en lo tierna que te veías durmiendo. Amé ese momento y aún hoy cada vez que escucho esa canción me acuerdo de ti.

El tercer momento y el más importante por todo lo que significó para mí fue la última noche cuando regresamos del colca. Fue la noche en que te pusiste mal, recuerdo tu cara roja como un tomate y tu semblante descompuesto. Te preguntarás porque ese momento es importante para mí. Es importante porque en ese momento me di cuenta de muchas cosas, entre ellas de lo importante y lo mucho que significas en mi vida. Tener el miedo de que te suceda algo que no pueda controlar en una ciudad que no era la mía fue realmente una experiencia paralizante. Tenía un miedo que me recorría todo el cuerpo y sin embargo decidí no paralizarme porque sabía a la vez que el único que podía hacer algo era yo. Y me vi a mi mismo cuidándote como mi mamá me cuidaba a mi cuando me daba fiebre y estaba muy mal, me vi levantándome cada dos horas en la madrugada a tomarte la temperatura, me vi haciendo cosas que yo siempre dije que ni por mis hijos haría porque soy un flojo del mal. Pero sin embargo al verte así no lo pensaba dos veces. En ese momento, cuando descubrí que por ti podía ser más de la porquería que suelo ser, entendí porque te amaba tanto y entendí a la vez que tan grande era ese amor.

Ese viaje fue muy positivo para ambos. Espero que recordarlo te haya gustado tanto como a mí. Te amo gordita, faltan 4…

Siempre tuyo,

Edu

PD: Creo que es obvia la canción que pondré no?





viernes, 21 de abril de 2017

Menos 5....

Hoy faltan 5, este es un viaje como te comente que hago también por mí. Aunque a veces el pasado parezca inútil hay muchas respuestas que a veces se encuentran mirando hacia atrás.
¿Qué momento crees que toca hoy? Es un momento importante porque marcó un antes y un después en esta relación, no solo para nosotros sino también para tu familia.

Me refiero a nuestro primer “viaje” juntos. Aunque no fue propiamente un viaje, no tomamos un avión ni nos ausentamos muchos días, creo que para el efecto fue muy muy parecido.
Asi es, me refiero a nuestro fin de semana en lunahuana. Estábamos tan ilusionados, tanto extrañábamos dormir el uno con el otro (cosa  que solo habíamos hecho en mi cumpleaños y en el matrimonio de Meza 28/05/2016) que no nos pareció mala idea fabricar la excusa perfecta. Ya que era complicado decir que nos íbamos un fin de semana a un hotel de Lima a estar juntos por todo lo que eso implica (aunque no implica mucho distinto más que la intención que se entiende) no se nos ocurrió mejor idea que irnos a un fin de semana a un punto cercano pero que valiera la pena moverse por más de 2 días. Una buena elección fue lunahuana.

Lo estuvimos planeando desde antes de mi viaje a Chile y como siempre la princesa no se quería quedar en cualquier sitio (¿o no?). Eligio el mejor hotel de lunahuana, el guizado portillo. Obviamente yo con mi comodona personalidad no me opuse.

Recuerdo que ese viernes 10 de Junio del 2016 nos encontramos en el plaza vea que está en circunvalación para poder tomar los carros hacia el sur. Me sentía muy emocionado de al fin poder viajar contigo fuera de lima. Poder escaparnos de todas las cosas de lima que si bien es nuestro hogar a veces puede ser un sitio toxico.

La ruta no era fácil a decir verdad y tú no la conocías, por suerte yo había ido a Lunahuaná antes. Corrígeme si me equivoco pero creo que tú no habías visitado antes Lunahuaná. Tomamos el soyuz hacia San Vicente de Cañete. Luego en San Vicente de Cañete buscamos el paradero hacia imperial. Tomamos una combi hacia Imperial y en imperial tomamos una van hacia lunahuana. Fue un camino largo, lo genial fue que nunca sentimos el cansancio ni la molestia creo yo porque estábamos demasiado felices de poder estar juntos sin tener que despedirnos al final del día.

Llegamos al hotel muy tarde, de hecho ya estaba oscuro y era de noche cuando llegamos. Nos dieron nuestra habitación y no quedaban habitaciones matrimoniales así que nos tocó una habitación doble. La habitación era muy bonita, estábamos muy felices. Pero también nos moríamos de hambre!! No habíamos comido nada ¿recuerdas? Nos bañamos y cambiamos para ir al restaurante del hotel.
Aquí viene el primer momento que recuerdo mucho de ese viaje, cuando bajamos caminamos por la parte de la piscina que estaba toldado por un evento que había tenido lugar ahí o que iba a tener lugar ahí eso no lo recuerdo bien. Recuerdo que miraste y dijiste algo como que a ti te gustaría casarte en un sitio como ese. Mientras lo decías me miraste con una cara entre picara e ilusionada. Nunca voy a olvidar esa cara, ni tampoco ese momento. Lucias tan feliz

En aquel restaurante comimos muy rico, recuerdo que yo cene el chicharrón y tú si no me equivoco cenaste la trucha. Esa noche dormimos juntos en una de las dos camas dobles, fue increíble.
Al día siguiente nos fuimos a Lunahuaná a media mañana. Recuerdo que manejamos cuatrimoto y que almorzamos en un restaurant pequeño. Yo pedí arroz con pato y creo que tu pediste carapulcra o sopa seca.

En la tarde hicimos el tour por todo Lunahuaná que demoraba unas 3.5 horas, fuimos a las botellas de vino, montamos caballo, visitamos el puente colgante, la “casa embrujada”, etc...
Creo que la pasamos muy bien, pero los dos momentos más importantes para mí son los que pasaron al regresar al hotel.

Resulta que no se si lo recuerdas justamente por la misma razón jaja. Llegamos súper cansados y a mí se me ocurrió prender la televisión, y estaban dando….. ¿Lo recuerdas?

Estaban dando “Buscando a Nemo” y yo me senté a ver. Lo que pasó luego a mi entender fue hasta ese momento de la relación, el evento más tierno y revelador que pude haber presenciado. Como si hubieras retrocedido 20 años en el tiempo, una reacción totalmente infantil se apodero de ti. Gritaste… “NEMOOOOOOOOOOOOOO”…. Te tiraste en la  cama y pegaste la vista a la televisión como si no existiera otra cosa en el mundo. Luego volteaste y me dijiste: (Por favor nótese y no olvidar que mientras me decías estas líneas tu cara era de una emoción indescriptible, como una niña en el verdadero Disney)

-           “Me encanta nemo” 
-          “Es que me encanta Dory”
-          “Creo que me identifico mucho con ella porque se me olvidan las cosas, tengo problema de memoria de corto plazo”
-          “Y mi parte favorita es cuando habla cetaceooo”

Lo siguiente fue, tu hablando en cetáceo, no puedo describir lo hermoso que fue para mi saber y descubrir que en esencia eras como yo. Que tu niña interior estaba no solamente viva sino que era muy activa en ti, que de alguna u otra manera eso era otra razón más para pensar en lo perfecta que eras para mí

Después de hablar en cetáceo un minuto creo, me miraste, te acurrucaste en mis brazos y prestaste toda la atención del mundo a tu película favorita. Y yo fui feliz teniéndote en mis brazos, tan feliz, y habiéndome mostrado esa parte de ti que estaba seguro nadie más sabría, al menos no como yo.

El siguiente momento importante fue después de eso, cuando nos pusimos a tomar un vino, y me atreví a contarte todo lo que había pasado en mi pasado con esta persona que me hizo mucho daño. Fue la primera vez que reconocí ante ti lo jodido que estaba, fue la primera vez que pude hablar contigo abiertamente de lo que paso y fue la primera vez que pude llorar contigo. Fue un momento muy íntimo y para mí fue también uno de los más importantes, no solo porque yo pude abrirme contigo sino más importante que eso porque en ningún momento me sentí juzgado por ti y eso fue completamente liberador. Saber que la persona que amas te entiende y no te juzga es lo más importante de todo.

Al día siguiente el viaje termino vivimos muchos momentos más antes de regresar pero creo que los momentos que he descrito fueron los más importantes.

Gracias por  tanto, te amo mucho y espero que estés disfrutando este viaje hacia atrás tanto como yo. Como escuche una vez en una película, es importante recorrer nuevamente los caminos que hemos recorrido, volver sobre nuestros pasos para valorar todo el camino, para valorar todo lo que costo llegar hasta donde llegaste.

Te amo! Faltan 5…

Siempre tuyo,

Edu



jueves, 20 de abril de 2017

Menos 6....

Hoy faltan 6, con cada momento que pasa faltan menos horas para poder celebrar una fecha muy muy especial.

Hoy me toca recordarte otro momento muy especial, lo he recordado mucho leyendo mis correos para poder hacerme una idea de todo y la verdad me he emocionado mucho. Aun ahora después de mucho tiempo cuando leo esos correos puedo sentir toda la ilusión que tenías en tu corazón en ese momento. Es como si hubieras cargado esos correos con todo el amor e ilusión que albergabas en tu corazón. Hasta en la forma en que escribías se podía sentir.

¿A qué momento me refiero? Jejeje…
Hablo de nuestro primer mes, aquel 26 de mayo del 2016. Recuerdas donde estaba? Así es, estaba en chile.

Recuerdo que cuando me pidieron que vaya a Chile para ayudar en la licitación de H&M aunque no lo creas me la pensé. El saber que no iba a estar contigo para nuestro primer mes juntos, para ese momento irrepetible de una relación, realmente es algo que me hizo pensarlo.

Con mucho dolor acepté porque sabía que si no aceptaba en otro momento no me volverían a considerar, no lo hice porque no te quisiera o no te amará. Lo hice porque aunque suene un poco egoísta quería que estuvieras orgulloso de mí, quería que le cuentes a tu familia y que ellos se sintieran tranquilos de que estabas con alguien que era bien considerado en su trabajo, con una persona trabajadora y responsable. (Al menos con mi trabajo)

Obvio lo primero que hice fue contártelo y recuerdo que te alegraste mucho por mí, fuiste muy buena conmigo, y en ningún momento pensaste en lo que perdíamos. Recuerdo incluso que aceptaste con pena el hecho de que yo me quedará el fin de semana para ver a mi familia y que eso significaba que no podía acompañarte al matrimonio de Meza. Sin embargo cuando supe o sentí tu reacción entendí inmediatamente que esperabas con mucha ilusión compartir ese momento conmigo así que decidí obviamente sin que nadie lo sepa en mi familia que no me podía quedar y tuve que decirles que el trabajo no me había permitido cambiar los boletos porque eran comprados con kilómetros (eso en parte era cierto).

El día viernes anterior a mi partida deje preparada la sorpresa para ti y el día de la partida…

Ese día fue revelador, había pasado un mes contigo descubriéndote, queriéndote, amándote, deseándote, jugando y riendo contigo. Pero ese día me di cuenta, ese día antes de despedirme de ti. Justo antes de tener que separarme de ti por una semana y saberme lejos de ti por kilómetros de distancia supe y entendí que aunque no supiera como ni porque… te amaba y te amaba mucho, te amaba al punto que dolía esa separación, dolía como si nunca te fuera a ver otra vez, dolía como una culpa, dolía como un remordimiento, era punzante, era desesperante, era desconcertante. Y en esos instantes supe con una certeza total que no te querría dejar ir jamás.

Ese viaje fue genial en la parte laboral para mi. Me alegre de conocer un país nuevo, me alegre de saber  que los chilenos realmente no nos odian. Fue muy bueno en muchos términos. Pero cada noche juró que pensé en ti, sentí el cuarto solo cada vez que llegaba a él, y te extrañe muchísimo.
El día que cumplíamos 1 mes, estuve trabajando siempre atento al correo. Sabía que en el momento en el que te llegara mi sorpresa, recibiría algo tuyo agradeciéndolo. Por otra parte no sabía cómo reaccionaria en directo. Más de una vez me habias comentado que tu no estabas para nada acostumbrada a estas cosas.

Y llegó el correo y fui feliz, no solo porque tu lo fuiste sino porque sabia que había logrado que a la distancia sintieras que te amaba mucho, que eras y eres mi prioridad. Como lo dije al principio tus correos estaban cargados de una emoción tal que aun leyéndolos hoy, puedo contagiarme de esa misma emoción y conmoverme como si fuera ese mismo día.

Y solo por si no recuerdas todo, lo pondré aquí.

K: AMOOOOOOOOOOOOOOOOOR!!!! ME LLEGARON TULIPANES!!!!! QUE LINDO ERES! (ME PUSE ROJA XD) PERO ESTAN LINDOS AMOR! Y NO HAY DISTANCIA NI NADA QUE ME HAGA DUDAR LO QUE SIENTES POR MI! TE AMOOOOOOO!!!!

E: Jajajajajajjaa!!! Feliz 26 gorda! …. Las distancias no existen cuando uno realmente quiere…

K : Mi amor belllo! te readoro!! Dejaré en la oficina los tulipanes hasta mañana porque así me acompañan por estos 2 días. Muack
PD. mis hermanas babearon por los tulipanes y mi mamá aun no ve la foto (no me extraña que no vea su cel) pero seguro también babeará :P

E: Que bien que a tus hermanas les haya gustado… ojala a doña Zoilita tambien...

K: Si mi amor! y a mi me encantaron! (es el primer roche que me han hecho en la oficina, pero sólo me puse rojita seguido de muchos suspiros y ayyyy q lindooooo) jaja =D

E: Acostumbrate….soy el maestro de los roches….

K: JAJAJAJA gordooooo!!!!! por eso te quiero más! en ese sentido yo soy diferente! jeje cuidado y me pegas esa costumbre gran maestro de los roches!

E: JAJA! Tranqui yo no me arrocho por esas cosas…

K: jajajajaja ay vida! eres lo máximo!

E: Jajaja! Tú eres lo máximo gorda!

K: Pero yo no hago nada amor! Tu eres el que no deja de sorprenderme! ;)

E: Nunca voy a dejar de sorprenderte… el día  que no lo haga… entonces no tiene sentido…

 K: Uy amor! El día q no lo hagas me daré cuenta q algo pasa :(
Mientras tanto me encanta q me engrías! Te adoro rey!

E: No tendría por qué pasar… acuérdate… lo que venga…mientras sea contigo…

K: Te amo mucho gordito!

Luego lo que vino después fueron conversaciones aparte. Este fue un gran momento para mí. Sentí que todo era posible. Era increíble saber que la distancia no podía con esta emoción, con este amor, con todo lo que quería contigo y para ti.

Espero que te hayas emocionado tanto como yo al recordar este momento. Todavia nos quedan 5 más. ¿Cuáles crees que serán?

Te amo mucho, te veo mañana!...

Siempre tuyo,

Edu

PD: Recuerdo que te encantaba escuchar esta canción en los tiempos en que aun íbamos en tu bólido.



miércoles, 19 de abril de 2017

Menos 7....

Hoy, parece un día cualquiera. Pero la verdad es que es un día muy especial para mi. Hoy solo faltan 7 días para que tú y yo, cumplamos un año juntos.

Esta vez me hubiera encantado poder darte 7 detalles como lo hice para nuestros 6 meses pero creme que no es falta de ganas sino más bien de recursos y sabes a qué me refiero. Además conforme el tiempo ha pasado me has hecho entender que para ti las cosas materiales no son importantes así que decidí sustituirlas con 7 momentos. Regalarte el recuerdo de 7 momentos de esta historia que llevamos juntos, que de seguro tiene muchísimo más que 7 momentos pero pues tratare de resumir día con día los 7 momentos más importantes o más bonitos de los mejores 365 días de mi vida (al menos hasta hoy).

Este primer momento es indudablemente el más importante porque a partir de aquí todo se inició. Habló de aquel 26 de abril del 2016. Cumplíamos 2 meses “saliendo” habíamos quedado en vernos y en ir a comer a la nacional aprovechando el Lima Food Week 2016. Yo por supuesto tenía otros planes.

Había pasado pensando desde semanas atrás que cosa podía darte como símbolo del inicio de nuestra historia. Pensé en alianzas y me pareció muy formal, pensé en un anillo y pensé que al verlo saldrías corriendo pensando otras cosas, pensé en una flor o algo por el estilo pero supe que se marchitaría rápido, pensé en una pulsera pero sabía que tenías varias. Hasta que se me ocurrió que lo perfecto sería un dije, pero que ese dije no debería decir algo como “TQM” o un mensaje sino debería ser claro, simple, debería ser un símbolo. Pensé en símbolos pero ninguno me llamaba suficiente la atención. Hasta que en un momento me di cuenta que no había símbolo más univoco de lo que representábamos tu y yo que nuestras iniciales juntas y así lo decidí.

Una semana antes fui a buscar el dije a las platerías que están en la paz, en Miraflores. Encontré un dije bonito lo pague y le pedí al señor que por favor grabe las iniciales. Aunque no me creas fue importante para mí pensar el orden en que debían de ir. Podía ser K&E o E&K. Tomé la decisión muy concienzudamente teniendo en cuenta muchas cosas atrás del mensaje. Decidí que tu inicial debía ir primero porque de alguna manera representa que tú cumples el papel más importante en esta relación. Después de meses debo decir que creo que no me equivoque con esa decisión y con esa forma de pensar. Tú has sido en este primer año el punto más fuerte de la relación.

Ese día quede con Miguel para poder salir un poco temprano de la chamba pues también tenia planeado darte una rosa y tenia que ir por ella. Hice lo planeado me fui hasta Javier prado por la panamericana sur, tome un taxi a la cínica Ricardo palma y en el rosatel que está en el primer piso compre la rosa.

Tome un taxi hacia la torre pacífico y cuando estaba abajo te avise que había llegado. Estaba muy nervioso, la verdad pensé que podrías decir que no. Esta historia nuestra había comenzado como un juego y nunca hubo una declaración formal de parte de ninguno de los dos de que las condiciones hubieran cambiado o de que si quiera alguno de los dos estuviera pensando en cambiarlas.  Lo único que recuerdo claramente es alguna conversación de whatsapp en la que me contabas que una amiga tuya te había preguntado “¿Cuándo te iba a caer?” y yo muy pícaramente te pregunté “¿Quieres que te caiga?” esperando que pises el palito para darme seguridad y tu muy astutamente respondiste con la misma pregunta “¿Quieres caerme?”. Ninguno de los dos se vendió ese día y eso me puso las cosas muy cuesta arriba.

Cuando bajaste, tenía la caja de rosas en la mano y pensé en ocultártela para que no la veas. Las veces anteriores que te había recogido de tu trabajo siempre te había visto salir por el lado de juan de arona, así que pensé en esperarte mirando hacia ese lado tapando con mi cuerpo la caja. No contaba con tu astucia y resulta que al bajar tenías horizonte libre para ver hacia donde yo estaba conmigo de perfil, así que te ganaste con la caja. Sorpresa arruinada, eso me desmotivo y me puso más nervioso.

Al llegar me diste un beso tierno y me abrazaste, te reías porque te habías dado cuenta que me habías fregado esa sorpresa. Pero lo que tú no contabas es que yo tenía el dije en el bolsillo de la camisa. La verdad a pesar que tengo buena memoria no recuerdo exactamente con puntos y comas lo que te dije pero fue algo así: (mientras te mantenía abrazada por la cintura) - “Te traje esta rosa porque cumplimos 2 meses y la verdad después de haberlo pensado mucho me gustaría saber si…..”

Jajajaja, en ese momento mientras acercaba mi mano derecha hacia mi bolsillo de la camisa para sacar el dije, observe de manera muy atenta como tus globos oculares iban explosionando y saliéndose de su órbita. Estoy seguro que pensaste que lo que tenía en mi bolsillo era un anillo de compromiso. No sé por qué lo pensaste (bueno en realidad si lo sé) pero ese momento que solo fueron un par de segundos en total lo recuerdo con mucho cariño pero también con mucha diversión, es muy chistoso acordarme tu cara de espantada.

Bueno continuo con lo que estaba diciendo: “…me gustaría saber si tú quieres estar conmigo?”

Saqué el dije de la bolsa y te lo mostré, te gustó mucho. Me miraste y no sé si premeditadamente o no pero te demoraste unos 5 segundos en responder, para mi fueron 5 años.

“Si, si quiero…” dijiste con voz firme y cara entre alegre y decidida. Fue un alivio, fui feliz, sabía que ese día comenzaba una etapa importante para nosotros.

Me pediste que te ponga el dije, te volteaste, pase la cadena por tu cuello y te lo abroche.
Lo que paso después es historia, es toda nuestra historia jaja.

Ese es el momento más importante de este año, porque sin ese momento tu y yo no estaríamos aquí hoy a 7 días de celebrar 1 año, 52 semanas, 365 días, 8760 horas, 525600 minutos, etc…

Todavia faltan 6 momentos más que han marcado este primer año de historia, hemos pasado por tanto juntos pero sé que viene mucho más.


Empecemos la cuenta regresiva, recordemos todo lo que sea memorable, olvidemos lo malo pero por sobretodo amémonos más cada día. Gracias por llegar, gracias por existir, gracias por ser tú siempre en mi vida. Te amo!

Siempre tuyo,

Edu

PD: Coloco la canción que nos acompaño más veces en nuestra etapa de "gileo" hasta ese día, siempre la tocaba cuando conectaba mi celular a tu bolido verde.






domingo, 26 de marzo de 2017

ONCE - A veces...

A veces cuando queremos que las cosas salgan lo mejor posible, salen mal. Puede ser que la tensión, la presión porque todo sea perfecto nos termina jugando una mala pasada.

A veces cuando uno quiere encontrar respuestas, la vida le hace más preguntas, le da más incertidumbre.
A veces el tiempo se detiene, las palabras sobran, las miradas pesan, las lágrimas matan. A veces no es necesario decir nada para entenderlo todo
A veces 1 minuto es infinito, a veces el infinito cabe en un minuto. A veces todo el cielo se nubla y a veces cuando la lluvia nos moja termina siendo un alivio
A veces las canciones, las cartas, los poemas, los detalles, no pesan. A veces son compromiso, a veces son un trámite, y a veces eso se nota.
A veces aunque hayas vivido todos los años del mundo, aunque creas que no hay nada que te pueda sorprender, algo pasa. Algo te lleva y te trae de regreso.
A veces la vida te da todo lo que necesitas y otras tantas te quita todo lo que te estorba. A veces el destino es caprichoso y en esas mismas veces decide darte lo mejor después de todo lo incorrecto.
A veces desde hace casi un año pienso que no hay forma en que podría ser yo más feliz. Son todas esas veces las que la vida decide demostrarme que me equivoco mucho. Y tú decides ser instrumento.
A veces sinceramente te miró y no entiendo cómo puedes estar conmigo. A veces no entiendo que encuentras entre todos mis defectos, manías y costumbres.
A veces te miro y le pregunto al cielo, a las nubes, a la luna ¿Por qué te dejaron bajar? A veces les preguntó que esperan de mi.
A veces te extraño tanto que me quedo paralizado, esperando a que vuelvas. A veces no hay algo más para mi sin ti.
A veces entiendo que necesitas un espacio y te lo doy. A veces soy consciente que puedo abrumarte y no es lo que quiero
A veces sueño despierto en que despierto con 40 años encima de mi cuerpo, con el cansancio de una vida encima, pero te sigo soñando conmigo.
A veces el miedo me abruma y entonces salen a pasear todos mis demonios. A veces debo pelear con ellos y volverlos a encerrar aunque cada vez que salen hacen mucho daño.
A veces hago cuentas y proyecciones porque quiero estar seguro que podré hacer las cosas bien.  A veces creo que algo saldrá mal y por eso tengo que volver a contar de nuevo.
A veces me canso del mundo, de la hipocresía y las apariencias. A veces quisiera vivir en un mundo distinto, un mundo nuevo.
A veces me quedo mirándote fijamente y te observo y pienso “Dios, que belleza de mujer”.
A veces cuando siento tus manos sosteniendo las mías, siento un calor muy particular corriendo por mi cuerpo. A veces eso me hace sentir seguro.
A veces creo que puedo yo solo contra el mundo, que soy invencible, inmortal. A veces me doy cuenta que sin ti nada puedo.
A veces soy fiesta, a veces no hay quien me pueda callar. A veces soy sombra y no hay quien me pueda alumbrar.
A veces me quedo despierto toda la noche, a veces duermo todo el día.
A veces escucho música para recordar momentos de mi infancia, otras veces escucho música para pensar en lo que podría ser mañana.
A veces pienso que cada día es una oportunidad más para ser feliz. A veces pienso que cada día representa una oportunidad menos para poder haber sido.

Hay muchas cosas que pasan a veces, somos una mezcla de situaciones. Somos un todo infinito embebido en una parte finita, tal  vez es por eso que a veces nos sentimos tan poco identificados con nosotros mismos. Imagino que nuestra alma no se observa a través de nuestros ojos como dicen algunos.
Hay muchas cosas que son un día y al día siguiente son un recuerdo, hay muchas cosas que se sueñan en un momento y poco después son realidades frustradas.

Hay muchos pensamientos, sentimientos y emociones y todos ellos los he vivido. Todos han llegado y se han ido porque nada es permanente, todo cambia, todo nace y todo muere. Vivir es un cambio constante.
Pero dentro de todos esos cambios, de todo lo vivido y de todo lo soñado hay una cosa que permanece hace 13 meses ya. (11 teóricos). Y eso que permanece es mi amor hacia ti. No hay cosa más segura para mí que lo que siento por ti, no hay sueño más constante que vivir mi vida contigo. No hay alegría más grande y duradera que la que me provocas con un beso.

Tu eres lo único cierto y permanente de mi vida. Lo que no va y viene. Lo que no necesita una confirmación. Lo que no espera un resultado. Tu eres mi proyecto más grande y yo vivo enamorado de ti desde que ese sentimiento quiso venir a convivir conmigo.

Espero que lo difícil, lo que viene y lo que va, lo que no es cierto, lo que puede pasar. Espero que todo lo que no es importante para ti pase. Y espero permanecer en tu corazón algunas veces o tantas veces para siempre.

Feliz 26! Te amo muchísimo, sé que podemos con todo lo que venga. Sé que tú puedes ser lo más permanente de mi vida. Solo basta que tú lo quieras.

Siempre tuyo,

Edu